Noticias De Reggaeton

Fanáticos no pudieron entrar a concierto de Trap en Ecuador lo que causó gritos, histeria y una lluvia de piedras


(Via Extra) – El concierto de ‘3’, que se realizó la noche del viernes 26 de mayo de 2017 en la explanada de la feria de carros en la avenida Orellana, en Guayaquil, se vivió entre gritos, aplausos, histeria, robo, llanto y hasta con una ‘lluvia de piedras’ que por poco hace que se termine el show antes de tiempo.

Parecía que el lugar iba a quedar pequeño para la gran cantidad de personas que acudieron a ver a los artistas internacionales Noriel, Bad Bunny y D-enyel. De hecho, muchos de los asistentes se quejaron del robo de entradas y de que no pudieron acceder.

Jóvenes, adolescentes y niños con sus madres, conformaban el público. A las 18:00 se inició el espectáculo que fue animado por Ensy Lovel de Hot music, Manikomio TV y Mafer Pincay.

De inmediato comenzaron a desfilar por el escenario varios artistas nacionales del género urbano, entre ellos: Mafra, Marcos, Gío y Johnny Lexus, Mafer Pérez, entre otros, quienes se ganaron el aplauso de los presentes.

Pero no fue hasta que se presentó Noriel, que el público se ‘alocó’. Temas como ‘Diablita’, ‘La llamada’, ‘Desobediente’, entre otros, hicieron que sus fanáticas empezaran a cantar a un sola voz , en medio del llanto de algunas chicas que gritaban su nombre.

“Gracias Guayaquil, aquí vamos a cantar la música que les gusta”, dijo Noriel.

Tras 45 minutos apareció en escena D-enyel, quien con sus melodías ‘Traición’, ‘Háblale’ y ‘Mi niña’, puso a todos a bailar.

Para entonces, el trap se vivía a plenitud. Sin embargo, antes de que se presentara Bad Bunny , el estelar de la noche, comenzó el caos. Aproximadamente mil personas se quedaron sin entrar, comenzaron a hacer de todo para ingresar, empujando las mallas y puertas del lugar.

Otro grupo de personas trataron de escalar por el acceso trasero y tras pasar dos filtros de seguridad, estuvieron a punto de entrar a la zona VIP, sin embargo, la Policía, evitó esto.

Casi media hora después, este grupo de personas fueron a buscar cientos de piedras de una construcción cercana y cuando estaba a punto de salir Bad Bunny, comenzó una ‘lluvia de rocas’ al recinto.

Pero el concierto no solo se vivió en el recinto. En las afueras, la multitud cerró el tráfico de dos carriles de la avenida Francisco de Orellana, y aquellos que no pudieron entrar, se subieron en los árboles, encima de sus vehículos o simplemente pegados a la reja para escuchar a sus cantantes favoritos.

Comments

LO MÁS VISTO

To Top