Featured

Wisin confiesa que al principio de su carrera su música si denigraba a la mujer

wisindenigra
Si no me equivoco, creo que esta es la primera vez que un reggaetonero dice tal cosa sin pelos en la lengua, lée la entrevista que nuestros amigos de Losandes.com le hicieron a Wisín

Via losandes.com.ar

-¿Por qué decidiste volver a grabar como solista?

-Porque necesitaba mostrar mis inquietudes musicales actuales. Cuando grabé, en 2004, mi primer disco, “El sobreviviente”, quizás por la inmadurez que teníamos, denigrábamos a la mujer y decíamos cosas que no teníamos que decir.

-¿Qué tipo de cosas?

-Hacíamos letras con un contenido sexual que no era correcto que hiciéramos. Las canciones pueden tener picardía, pero no tienen porqué ofender a la mujer.

Además, cualquier persona debería poder escucharlas. Tengo una niña de seis años que es fan de “Adrenalina”, de “Control” (ambos, temas de su último disco); mi señora esposa hace cinco años entregó su vida a Cristo.

Entonces, trato de que el nivel de las letras sea más cuidado y de colaborar con grandes figuras, para que la gente entienda que podemos llegar a los niveles más altos de la industria, incorporando elementos de otros géneros, sin que deje de ser música urbana.

-Serías algo así como la cara opuesta de Calle 13, que pese a firmar con la misma compañía que vos, critica a la industria.

-(Risas) A nosotros no nos molesta decir que pertenecemos a la industria. Igual, tengo una buena relación con René. Lo respeto mucho; creo que son un movimiento que representa a un grupo social muy grande y que se atreven a decir cosas que muchos no dicen. Esa es una de las grandes virtudes que tienen. En el caso mío es un movimiento más comercial, en el que tratamos de crecer todos los días.

-¿Siempre tuviste esa actitud?

-No. Ninguno de los artistas urbanos pensó en un comienzo que íbamos a estar donde estamos ahora. Pero para que eso sucediera, hizo falta gente que nos criticara y que nos señalara, para que pudiéramos dar un giro y empezáramos a trabajar en otros niveles.

-¿En qué sentido?

-En el de lograr un sonido mejor, en el de darle contenido a las canciones. Nuestra música era rítmica, pero sin contenidos. Ahora se puede entender lo que decimos. Aún así, falta mucho por crecer, en un camino que no es fácil. Pero creo que lo estamos haciendo bien.

Sin embargo, Wisin asegura que esa búsqueda no lo aleja ni un poco de sus orígenes. “Yo sigo en el lugar en el que nací. Sigo yendo a las riñas de gallos, tengo caballos de exhibición y sigo yendo a las competencias, a compartir cosas con el pueblo”, cuenta.

-¿El éxito no cambió la actitud de la gente hacia vos?

-Al principio, sí. Pero después entendieron que sigo allí, que los respeto. Mi madre, que es una sobreviviente del cáncer, hermosa, cristiana, sigue viviendo entre ellos.

-Hablaste de la entrega de tu esposa a Cristo y del cristianismo de tu madre. ¿Cómo te llevás vos con Dios?

-Creo que es el único ser con el que no podemos ser hipócritas. No podemos engañarlo. Por eso, cuando esté preparado y sienta en el corazón que tengo que entregarme a él, lo sabrán enseguida. Mientras tanto, sigo haciendo lo que hago.

-¿Cómo conviven el mundo de tu esposa y el tuyo, con tanta exposición y tantas tentaciones al alcance de la mano?

-Es imposible crecer a nivel profesional si tu vida personal es un desastre. Mi esposa y mis hijos siempre estuvieron al tanto de mi carrera; creo que ahí está la magia.

Lo que ves hoy aquí es lo mismo que soy en mi casa, en el estudio de grabación o en mi cuarto. Aprendí que lo más honesto es ser transparente, porque la gente se entera enseguida de las mentiras. Lo más importante es ser honesto.

-En ese sentido, ¿qué te aporta la presencia de artistas como Ricky Martin o Jennifer López, además de ampliar tu mercado?

-Mirá, después de 15 años en este medio, te aseguro que ya no hacemos música para hacer dinero. Y estoy seguro de que lo mismo te responderían ellos.

-¿Antes sí lo hacías por la plata?

-Claro que sí. Al principio, cuando éramos muy humildes, nuestra visión era la de hacer dinero. Hay que ser sincero.

-Pero hay quienes se avergüenzan y se niegan a reconocerlo.

-Yo prefiero la transparencia. Cuando empiezas en un proyecto, en lo que piensas es en hacer dinero; en crecer económicamente. Esa es la realidad: todo el mundo lo piensa. Ahora, en cambio, se trata de complacer a los fans, que se identifican con nuestra música, y nos siguen en las redes.

-Tu madre sobrevivió al cáncer, y vos, ¿a qué sobreviviste?

-Cuando hablo de sobrevivir me refiero a que todos tenemos una historia; tropezones y escalones que superamos, puertas que se nos cerraron. Pero fuimos bendecidos, porque tenemos éxito y mantenemos a nuestras familias haciendo lo que nos gusta.

-Quizás por prejuicio, lo había relacionado con haber sobrevivido al medio hostil con el que se suele asociar a la música urbana.

-No. Soy un tipo humilde y me identifico con el barrio, porque querer es poder, pero puedes ser de un pueblo humilde sin andar vendiendo drogas o a los tiros.

Entiendo lo que decís, pero ahí está la diferencia. Soy parte del mismo movimiento, pero estoy tratando de que la gente entienda que nuestra intención es llevar alegría. No son mensajes violentos, sino un mensaje positivo. No deja de ser música urbana, pero mi contenido es diferente.

Una marca que nunca morirá

“Wisin y Yandel es una marca tan fuerte que nunca morirá. Además, millones de fans no merecen que el dúo se disuelva de una manera irresponsable”, dice Wisin, que una vez más acentúa la importancia que el público tiene en sus decisiones. “Nuestro éxito se lo debemos a ellos, pero necesitábamos un desahogo musical; hacer lo que cada uno quería”, explica.

-Eso suena a que el dúo es una especie de corset para ustedes.

-No, no es necesariamente así. Pero es como si fueras el dueño de una tienda y quieres tomar decisiones para decorarla. Si hay dos dueños, le tienes que preguntar al otro si le gusta lo que vas a hacer.

-¿Se cansaron de preguntarse?

-No; pero para que una sociedad dure, tiene que haber comunicación y respeto. Si no, no duras ni tres días. Y en este momento no quiero preguntarle a nadie por lo que quiero hacer.

-¿Eso cortó su relación personal?

-No, para nada. El es el padrino de mi hija, que es su fan número uno; y yo soy el de su hijo. Nuestro vínculo personal es muy grande.

Comments

LO MÁS VISTO

To Top